En mi relación con el Señor, en el diálogo de la oración, en la fe que tengo, ¿no me estaré comportando como los paisanos de Nazaret? ¿Qué es lo que pido en la oración? ¿Que yo haga la voluntad de Dios o que Él haga mi voluntad?

Al escuchar su Palabra, ¿trato de descubrir lo que Dios quiere de mí o intento que Dios haga lo que yo le pido? ¿Trato de manipular a Dios? ¿Le presento mis "méritos" (¿qué es esto?) o me siento necesitado y pobre ante Él?

Padre, deseo sintonizar siempre con tu Palabra, con tu santa Voluntad, con el proyecto de vida que has diseñado para mí. Deseo que mis aspiraciones e ideales vayan siempre en conformidad con tu Palabra.

Haz que yo responda siempre a ese proyecto salvífico que tienes para mí. Que no te utilice para mis modos de pensar, de sentir y de vivir. Que los valores del Reino los vaya asimilando, lo mismo que hizo tu Hijo Jesús cuando vivió como nosotros.