Durante la primera Audiencia General después de la Pascua, el miércoles 19 de abril, el Santo Padre Francisco – ante miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países reunidos en una soleada y ventosa Plaza de San Pedro – prosiguiendo con su serie de catequesis sobre la esperanza cristiana ofreció una reflexión sobre "Cristo Resucitado, nuestra esperanza". Y lo hizo con la introducción de un pasaje de la Primera Carta de San Pablo a los Corintios, en la que el Apóstol recuerda la Buena Noticia a la que hay que permanecer fieles.