«Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna. Yo soy el pan de Vida. Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. Pero este es el pan que desciende del cielo, para que aquel que lo coma no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo». (Jn 6, 47-51) En la Audiencia General de este miércoles 8 de noviembre el Santo Padre Francisco realizó su catequesis a partir de la reflexión del capítulo 6 del Evangelio según san Juan, versículos 47 al 51, dando inicio así a un nuevo ciclo de catequesis que pone su mirada en el corazón de la Iglesia, es decir, en la Eucaristía.