Fe en Jesús y valor para ir más allá de las dificultades como han hecho tantos santos. Es esto lo que caracteriza la oración cristiana, tal como lo subrayó el Papa en su homilía de la Misa matutina celebrada en Casa Santa Martha, este 12 de enero, inspirándose en las curaciones narradas en el Evangelio. En el Evangelio de Marcos se relatan, tanto ayer como hoy, dos curaciones, recordó el Papa. Ayer la del leproso y hoy la del paralítico. Ambos rezan para obtener y lo hacen con fe: el leproso – subrayó el Papa – desafía incluso a Jesús con valor, diciendo: "¡Si quieres puedes purificarme!". Y la respuesta del Señor es inmediata: "Lo quiero". Por lo tanto todo es posible para quien cree, como enseña el Evangelio.