En su homilía de la Misa de este 12 de febrero en Casa Santa Martha, el Santo Padre invitó a pedir al Señor "la virtud de la paciencia", que es propia de quien está en camino y lleva sobre sus espaldas las dificultades y las pruebas, como muchos de los hermanos cristianos perseguidos en Oriente Medio. El Papa Francisco desarrolló su reflexión a partir de la Primera Lectura propuesta por la liturgia del día en la que el Apóstol Santiago escribe que "su fe, puesta a prueba, produce paciencia". Pero ¿qué significa ser pacientes en la vida y ante las pruebas? Ciertamente no es fácil comprenderlo, observó el Papa, haciendo una distinción entre la paciencia cristiana y la "resignación" y la actitud de la "derrota", mostrándola en cambio como la "virtud" de "quien está en camino", no de quien está "detenido" y "cerrado".