Durante la Misa celebrada este 13 de noviembre en Casa Santa Martha, el Papa Francisco advirtió contra el escándalo que causa heridas en el pueblo de Dios muy difíciles de curar, y que pueden matar la esperanza. Por eso, pidió a los cristianos que sean coherentes, porque con su incoherencia pueden causar grave escándalo. Como ejemplo de incoherencia, habló de los empresarios cristianos que no pagan el sueldo justo o que se sirven de la gente para enriquecerse, o también el escándalo de los pastores de la Iglesia que no cuidan al rebaño y permiten que se alejen.