Antes de impartir la bendición Urbi et Orbi, el Papa Francisco dirigió su Mensaje Pascual este 16 de abril, recordando que Cristo Resucitado lleva sobre sus hombros a quienes sufren tantas clases de mal y pidió por los países víctimas de interminables conflictos.